Perros Famosos: Bobby de Edimburgo.

Perros Famosos: Bobby de Edimburgo.

Hoy te traemos la historia uno de uno de los perros famosos más conocidos de toda Europa, tanto que hasta se hizo una película sobre su increíble vida. Su nombre era Bobby y pasó a la historia como el terrier escocés más amado de todos los tiempos.

Los perros nos dejan de asombrarnos, no solo con su lealtad y constante cariño, sino también porque, día a día, escuchamos historias magníficas de perros que rescatan a personas en la nieve, que ayudan a personas con discapacidades o que regresan a casa luego de perderse a kilómetros de distancia.

Una vez más, la historia de Bobby nos hace morir de ternura y, si no la escuchaste nunca, prepárate para dejar caer unos lagrimones y querer aún más a estos increíbles peludo. Acá abajo te contamos todo.

Una historia pet friendly

John Gray era un policía muy querido por todos en la ciudad de Edimburgo, Escocia, a mediados del 1800. Cuando su esposa murió, sus compañeros policías, que conocían a John muy bien y sabían que estaba destruido emocionalmente, le regalaron un cachorro Skye Terrier, al cual John llamó Bobby. 

Durante dos años Bobby y John pasaron cada día jugando juntos y haciéndose compañía. Tenían una rutina, que no cambiaban aún en invierno cuando hacía mucho frío: desayunaban juntos, después salían a dar un paseo y jugar en los parques aledaños donde Bobby le traía palitos a John para que le tirara.

Luego Bobby acompañaba a John a la estación de policía y se quedaban allí todo el día. Aún cuando John salía en alguno de los recorridos, Bobby se quedaba junto a los otros policías, siempre en la puerta pendiente del regreso de John. Cuando John estaba regresando, aún sin verlo, Bobby comenzaba a saltar, mover la cola y ladrar con alegría. Una vez finalizado el día, volvían a su casa juntos y salían a pasear una vez más antes de dormir.

Perros famosos: Greyfriars de Edimburgo. La casa de Bobby.

¿Qué pasó en Edimburgo?

Una noche, John fue herido en una persecución y nunca más regresó a la estación. John había fallecido y Bobby en la estación lloraba ansioso porque John no regresaba. El cuerpo de policías sabía que lo más importante en la vida de John desde que su esposa no estaba, era Bobby. Entonces lo buscaron para que los acompañara al entierro de John Gray en el cementerio Greyfriars de Edimburgo.

Cuando terminó el entierro, se preguntaron quién se quedaría con Bobby y decidieron que lo tendrían en la estación de policía para poder cuidar de él todos juntos. Estuvo en la estación un rato el primer día, pero en cuanto tuvo la oportunidad, Bobby escapó y se fue al cementerio, junto a la tumba de John Gray. Los policías internaron traerlo de nuevo, pero se dieron cuenta que Bobby seguía escapando para ir junto a John. Decidieron dejarlo ahí, pero pasaban siempre a llevarle comida y jugar con él un rato. 

Con el tiempo, todo el pueblo conocía la historia de Bobby, el perro fiel, y no solo eran los policías quienes lo alimentaban y jugaban con él, sino también otros vecinos que lo veían ahí cuando iban a visitar otras tumbas. Bobby se sentaba junto a ellos cuando despedían a alguien cercano. Los feligreses que iban a la capilla del cementerio lo acariciaban al salir. Un bar cerca del cementerio le dejaba siempre cosas ricas para alimentarlo y los niños jugaban con Bobby tirándole palitos, que èl traía para que se los volvieran a tirar. 

La lealtad lo convirtió en uno de los perros más famosos de Escocia.

Bobby pasó 14 años junto a la tumba de John. Eventualmente Bobby murió y se decidió que lo enterrarían junto a la tumba de John Gray. Lamentablemente, había una ley que prohibía enterrar a los perros en el mismo lugar donde se entierraban los humanos, entonces buscaron un loophole, es decir, una laguna legal para que finalmente ambos pudieran descansar juntos.

En el pasto de la capilla del cementerio, no se enterraban humanos. La de Bobby fue la primer tumba de un perro en el cementerio de Greyfriars, que hoy está acompañada por algunas tumbas de perros más y es tradición entre los visitantes (incluidos los turistas que van al cementerio, que es uno de los más lindos del mundo), al pasar por la tumba de Bobby dejar un palito, de la misma forma que le dejan flores a los humanos.

Bobby. Perros famosos del. mundo.

El cementerio.

En la entrada del cementerio hay un bar cuyo nombre es Greyfriars Bobby, como ya sabemos, uno de los perros famosos más emblemáticos de Escocia. Supuestamente de la misma familia que tenía el bar que mantenía alimentado a Bobby; y justo en frente hay una estatua de Bobby, que durante muchos años fue una fuente doble, donde los humanos podían tomar agua arriba y los perros abajo. Bobby en la estatua tiene la nariz dorada brillante, porque una de las tradiciones en Edimburgo es, al visitar la estatua de Bobby, acariciarle la punta de la nariz: esto promete a quien la toque, que va a tener para siempre a su lado a alguien fiel – puede ser canino, humano, felino u otras especies.

Perros famosos: su vida en película.

Para todos aquellos que quiera vivir esta historia con sus propios ojos, en el 2006 el director John Henderson se encargó de revivir a Bobby. La película se llamó “Bobby, el Guardián del Cementerio” y fue filmada en la ciudad de Edimburgo en el mismo cementerio que Bobby permaneció por 14 años.

Conocé más historias pet friendly en nuestra sección blog. Tenemos muchas historias de perros famosos (y también gatos!).

By @michellemaidare

Sorteos pet friendly: conozcan a los ganadores Anterior
Sorteos pet friendly: conozcan a los ganadores
Política pet friendly: ¿Conocés la Ley Sarmiento? Siguiente publiación
Política pet friendly: ¿Conocés la Ley Sarmiento?

Comments - 1

Nélida beatriz conte

Nélida beatriz conte

Las mascotas tienen dignidad , inocencia y santidad.- son lo mejor del mundo, siempre dan lecciones de amor.-

Agregar comentario

You must be logged in to post a comment.