Llevar a tu perro al trabajo, un testimonio pet friendly

Llevar a tu perro al trabajo, un testimonio pet friendly

En los últimos años, las tendencias pet friendly comenzaron a imponerse en un montón de lugares y ámbitos nuevos. Los peludos cada vez son más bienvenidos en bares, restaurantes, hoteles, parques, y, como era de esperarse, las oficinas y los espacios de trabajo no fueron excepciones. Hoy, en honor a estas conquistas del mundo pet friendly, celebramos el Día mundial de llevar a tu perro al trabajo.

Quizás esta fuerte tendencia comenzó por la simple razón de que a muchos les costaba dejar a su peludo solo en casa por muchas horas y decidieron llevarlo al trabajo. Pero con el tiempo, una vez más, los peludos demostraron ser muy beneficiosos en los espacios laborales, en especial cuando se trata de bajar los niveles de ansiedad y aumentar el bienestar.

En verdad, desde hace mucho tiempo los peludos trabajan codo a codo con los humanos. Tan solo hay que pensar en los perros policía, de asistencia o de rescate. Pero lo que estamos viendo ahora es que los peludos comienzan a frecuentar espacios más conservadores y serios como son las oficinas.

Esto se debe a que muchas empresas están implementando y promoviendo políticas pet friendly gracias a los grandes beneficios que estas tienen: disminuyen el estrés y la ansiedad, mejoran la comunicación entre compañeros, fomentan la creatividad y aumentan la productividad y regulan la tensión arterial. Por parte de los peludos, evitamos que se queden solos en casa y compartimos más tiempo de calidad con ellos.

Llevar a tu perro al trabajo: Jachu y Agus cuentan su historia

Para celebrar y hacerle honor a este día, Jachu, un divertida golden, y su humana Agus nos cuentan cómo es trabajar juntas y todos los beneficios que les brinda.

Su historia

Jacinta es una Golden de 1 año que llegó a la vida de Agus y Rodri en agosto de 2021, cuando vivían en Mar del Plata. Una de las razones por las cuales aceptaron tener a Jachu era porque en ese momento Agus trabajaba 100 % remoto y no tenía que dejarla sola en la casa para ir a la oficina.

Jacinta fue criada como los bebés pandémicos, siempre acostumbrada a estar con su humano y con la posibilidad de ir a la playa 1 o 2 veces por día. Para ella y para Agus era la vida ideal.

En abril de 2022 se mudaron a Buenos Aires y su realidad cambió por completo. No solo ya no iban a ir más a la playa, sino que además Agus cambió de trabajo, lo que significaba ir nuevamente a la oficina.

Por suerte Winclap, la empresa para la que trabaja, tiene una política súper flexible en la que cada uno elige los días que quiere ir a la oficina y los que quiere trabajar desde la casa. Naturalmente, por ser nueva en la empresa, Agus quería ir, pero eso implicaba dejar a Jacinta sola más de 9 hs en su casa.

Un trabajo pet friendly

Un día, mientras Agus estaba en We Work de Vicente Lopez (donde se encuentran las oficinas) vió que una chica estaba con su perro salchicha y le preguntó si ella también podía llevar a su peludo. Para su felicidad y sorpresa, le dijeron que todos los perros eran bienvenidos sin importar el tamaño. Así fue que a la semana siguiente pudo ir por primera vez con Jacinta a la oficina.

¿Cómo fue el primer día de llevar a tu perro al trabajo?

Como todos los días, esa mañana fuimos a la plaza para que juegue con otros perros y quede agotada por un par de horas. Además, como vivimos a 15 cuadras, fuimos caminando para que llegue un poco más relajada.

Desde que entramos al edificio, donde además de Winclap hay varias empresas y empleados freelancers, cada persona con la que nos cruzábamos se volvía loca con Jacinta. Nos subimos al ascensor con más de 10 personas y todos estaban sorprendidos con lo bien que se portaba y decían: “Ojalá mi perro se portara así de bien para poder traerlo”.

Jacinta estaba entre sorprendida y desconcertada. No entendía muy bien dónde estábamos ni qué íbamos a hacer, pero yo sabía que en el fondo estaba tranquila y feliz por poder estar conmigo. En ningún momento ladró ni lloró, lo cual para mi fue un alivio y un incentivo para poder traerla las veces que quisiera.

Agus

¿Cómo planificaste el día de trabajo?

Antes de empezar a trabajar le llené sus platos de agua y comida y la até al lado mío con uno de sus juguetes que le había traído. Ella se acostó y se quedó ahí tranquila mirando por la ventana. Cada uno que pasaba la acariciaba y me hacían comentarios súper positivos de que Jacinta estuviera ahí conmigo.

Al mediodía la pasó a buscar su paseadora y se fueron a jugar al río y después fue directo a casa. Como era la primera vez que la llevaba, preferí que estuviera un par de horas y no todo el día.

Si bien Jacinta todavía es un cachorro que le encanta estar al aire libre jugando con otros perros, es súper tranquila y se adapta muy fácil a los nuevos entornos siempre que está conmigo.

Es por esto que yo no tenía dudas de que nos iba a ir bien en la oficina. Creo que cada uno conoce a su perro y tiene que ser responsable al momento de decidir llevarlo o no, porque también tiene que tener en cuenta que las oficinas son lugares donde las personas buscan tranquilidad y concentración y la presencia de un perro puede alterar eso.

Si yo veía que Jacinta no estaba cómoda en el lugar iba a tener que volver a mi casa o salir a dar una vuelta para que se tranquilice y no generar incomodidad para las demás personas.

Agus

Llevar a tu perro al trabajo ¿por qué lo recomendás?

Ese día cuando volví a mi casa hice un posteo en LinkedIn donde conté mi experiencia y tuvo grandes repercusiones. Mucha gente comentó lo afortunada que era de poder llevarla conmigo al trabajo y que ojalá hubiera más lugares/empresas que impulsaran estas nuevas iniciativas pet friendly.

Ahí me di cuenta que es una necesidad que tienen varias personas y de lo afortunada que soy de poder estar en un lugar donde me permiten combinar lo mejor del home office y la vuelta a la oficina. De esta forma, puedo ir más seguido a la oficina y seguir conociendo a mi equipo sin pensar que Jacinta está sola en casa todo el día. Además, mi equipo está feliz de tener un nuevo miembro perruno y ya la adoptaron como una más.

Ojalá cada vez haya más lugares que entiendan que los animales son parte de la vida de las personas y promuevan este tipo de iniciativas. Ir con mi perro a la oficina era impensado hasta hace unos años atrás, hoy es una realidad de todas las semanas. Sigamos apoyando estos cambios para crear un mundo mejor.

Agus

Si querés conocer a Jachu y Agus, te recomendamos que visites su cuenta de Instagram: @jachucopellop y si querés leer más historias como esta, vista nuestro Blog.

¡Atentos! 4 enfermedades de invierno en mascotas Anterior
¡Atentos! 4 enfermedades de invierno en mascotas
Gatos en invierno, ¿cómo mantenerlos calentitos? Siguiente publiación
Gatos en invierno, ¿cómo mantenerlos calentitos?